25 abr. 2010

Vestido mundano del alma




Alguien descansa sobre ella
vistiendo de estrellas la torre,
meciendo claveles al suelo,
desnuda a la montaña
el recibir la grieta del cielo.
Esa esperanza de los desesperados
tiene forma de escalera.
Híbrido de cadena y abismo
anudando mundos
de necesidad y consumo.
Ausencias que ensombrecen
lo sufren allí, en profundidad
en tierras sin surcos,
y peor aquí en nuestro superficial
Espíritu.
150 x 44 cm. (tríptico) 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario